martes, 8 de abril de 2014

Nan in silva

Inesperadamente exuberante ante nosotros, como surgida repentinamente de las mas remotas profundidades del bosque protector en el que habita.

Solo incertidumbre, solo preguntas, sequedad de respuestas.

Sus ojos casi cerrados no nos dejan ver en su interior con la claridad que deseamos, que casi ansiamos.

Quizás sea mejor que siga con sus misterios. Las respuestas no siempre son las que esperamos y lo que esperamos no siempre nos complace.

5 comentarios:

  1. Que maravilla de lugar, un reportaje magnifico, un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pedro,celebro que te guste, todo y que disfrute mucho y la carga de adrenalina fue importante, este lugar me dejo muy desconcertado.

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta, no parece muy antiguo pero si que tiene ese encanto que tanto nos gusta. Me ha encantado esa cocina tan llena de colores.

    ResponderEliminar

Añade tu comentario